Los municipios del Camino Francés lanzarán una campaña para evitar el abandono de animales

Crece la práctica de algunos de peregrinos de hacerse acompañar de perros que después dejan en el último tramo

La Mancomunidade de municipios gallegos del Camino Francés ha puesto sobre la mesa una primera medida para atajar el abandono de perros, una problemática con un agravante asociado a la ruta jacobea, toda vez que se ha constatado como una práctica entre los caminantes hacerse acompañar de canes que encuentran en su peregrinaje y que, antes de llegar a la ciudad del Apóstol, dejan a su suerte en la calle. Disuadir a los romeros de ese proceder es el objeto de la campaña de concienciación que distribuirá entre los albergues, públicos y de gestión privada, del itinerario francés pegatinas con el mensaje, en castellano y en inglés, que sigue: «Peregrino, no dejes que los perros te sigan. Casi todos tienen casa y quedan sin hogar para siempre al perderse».

 

De momento, no se ha concretado de cuánto será la tirada de pegatinas, que se prevé que comiencen a distribuirse hacia finales de mes, según indicó la alcaldesa de Melide, Dalia García Couso (PP), quien deja constancia de que el abandono de canes por parte de peregrinos es un problema más frecuente en las últimas etapas del Camino. Según cuenta la regidora melidense que en la localidad se han recogido perros que, tras la identificación que aporta la lectura del chip, se trasladaron de vuelta a municipios de etapas anteriores como Sarria, Triacastela o Portomarín, en donde tampoco son ajenos al abandono animal, vinculado al Camino de Santiago.

La problemática es, con todo, mayor en los concellos más cercanos a la capital gallego, tal y como también constata el alcalde de Arzúa, el independiente José Luis García López, que demanda más implicación de la administración autonómica para hacer frente a la situación. El regidor arzuano considera que los fondos reservados por la Xunta para aplicar en los concellos la nueva ley de protección animal -300.000 euros- no son suficientes a tenor de los gastos que supone para las arcas locales hacerse cargo de la recogida de animales abandonados. También es partidaria de aplicar una discriminación positiva en el reparto de fondos la alcaldesa de Melide, quien afirma que el abandono de canes en el Camino «é un tema que nos preocupa moito e ante o que considero que temos que ter un tramo diferencial». La problemática es mayor en las últimas etapas de la principal ruta de peregrinación Melide y Arzúa demandan más apoyo económico para hacer frente a la situación.

Articulo original en la Voz de Galicia

Buen Camino!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.