El Camiño Inglés gana peregrinos

El número de usuarios del albergue de Pontedeume ha crecido más de un 35 % en lo que va de año, con un impacto evidente para la hostelería y el comercio de la villa

El Camiño Inglés gana peso entre las rutas de peregrinaje a Santiago de Compostela. Cada vez hay más caminantes que deciden completar los 121,6 kilómetros que separan Ferrol de la capital gallega, como revelan las cifras de ocupación del albergue de Pontedeume, de titularidad municipal. En lo que va de año, el número de huéspedes ha crecido un 35,7 % respecto al mismo período del 2017, pasando de 417 a 566 (contabilizados hasta el domingo). El mayor incremento se produjo en marzo, con 171 personas, frente a las 60 del año anterior, en buena medida por la celebración de la Semana Santa, que en el 2017 coincidió en abril.

«La afluencia de peregrinos va subiendo año tras año y cada vez hay más diversidad de procedencias», constata la concejala eumesa de Comercio, Turismo e Cultura. Yolanda Vázquez resalta el impacto creciente de este fenómeno en la hostelería y el comercio de la villa, como se evidenció ayer mismo en la clausura de un curso de inglés para empresarios locales. «Quedó claro que se nota en los bares, pero también en las farmacias o en otras tiendas», señala la edila, convencida del potencial de este itinerario «como fuente de ingresos y dinamización turística, si se dota de los servicios y las infraestructuras necesarios».

«Vienen de todas las partes del mundo, desde Bolivia a Canadá, e incluso de Asia», corrobora José Luis Varela, encargado del mercado municipal eumés y uno de los responsables de abrir y cerrar el albergue, ubicado en las lonjas de Raxoi, en el puerto. «Algunas personas van directamente a Miño, pero muchos paran aquí y preguntan dónde pueden comer y qué sitios pueden visitar. Desde Semana Santa notamos un aumento grande, algún día nos hemos quedado sin plazas», agrega. 

Conocer las Fragas do Eume

En la oficina municipal de turismo de Pontedeume también se han disparado las consultas de los peregrinos. «Se interesan por los restaurantes y, cuando el albergue está completo, por pensiones para dormir, como ha ocurrido hace unos días; y quieren saber qué se puede ver en Pontedeume, monumentos o espacios naturales», explica Silvia Sanmartín, informadora del centro. Cuenta que hay peregrinos que se interesan por las Fragas do Eume con el propósito de regresar más adelante para conocer el parque natural. Y resalta el incremento de caminantes italianos, que atribuye a la promoción del Camiño Inglés que se está realizando en el país alpino.

En Neda, fin de la primera etapa de la ruta, tampoco se les escapa el interés creciente que despierta el Camiño Inglés. «Pero aquí no notamos tanto aumento en el número de usuarios del albergue, porque muchos peregrinos que salen por la mañana de Ferrol van directamente a Pontedeume; los vemos pasar, pero no paran aquí», comenta Adolfo Picos, jefe de la agrupación de Protección Civil, encargada de atender el hospedaje, a través de un convenio suscrito con el Concello.

«Este año vamos más o menos igual, tal vez con una ligera subida, pero sí vemos que hay muchísima más gente que hace ocho o diez años», subraya Picos. En verano, añade, el albergue se satura y «hay días que también se llenan los hostales de Neda y Narón».

Articulo original en la Voz de Galicia

Buen Camino!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.