5 consejos para vivir al máximo el Camino de Santiago

El Camino de Santiago es una experiencia maravillosa que te puede aportar mucho tanto como un crecimiento y conocimiento más profundo de tu propia persona, como conocer a sitios encantadores y personas maravillosas. Eso no significa automáticamente que a ti te va a aportar lo mismo que a otros. Pero si te has decidido a realizar esa aventura, disfrútala en cada momento y que vivas la experiencia al máximo.

1-No te vuelvas loco con las etapas, sé flexible y déjate llevar:

Aunque es bueno tener cierta organización previa en cuanto a etapas y kilómetros diarios, debes dejar espacio para la improvisación. De manera que si un día te encuentras con fuerza puedas hacer unos cuantos kilómetros más  y si necesitas descansar, hazlo.

2-Tomatelo con calma:

     Podrás disfrutar más del Camino de Santiago si no lo tomas como una carrera. Eso sí, si tienes unos días máximos para terminarlo, cumple unos objetivos mínimos.
Si tú tiempo de lo permite, trata de disfrutar al máximo de cada lugar que recorras. Poder desviarte un poco para conocer algún momento o pequeña villa, sentarse en un banco para vivir la naturaleza, etc.
Sé consciente de que es posible que sea la única vez que pases por ciertos lugares.

3-Disfruta del tiempo libre:

Una vez hayas llegado al final de la etapa, deberás comer bien y descansar; pero cuando lo hayas hecho, también podrás aprovechar para conocer las villas. Pasear por las calles, tomar algo y probar la gastronomía de la zona, visitar algunos de sus monumentos, charlas con la gente… 

4-Conoce gente en el Camino de Santiago:

Una de las grandes esencias del Camino es que todo el mundo está en la misma línea y es por ello que las personas están más abiertas a conocer a otras. Empápate de diversas historias y conoce a personas de todo el mundo.
En el  Camino de Santiago se pueden hacer grandes amigos para toda la vida, o simplemente conocidos de los que aprender y con los que pasar buenos momentos

5-Tiempo para pensar:

Por último, mucha gente destaca que en el Camino de Santiago tuvo tiempo para pensar y meditar. Para conocerse más a sí mismo y es que en las etapas podemos pasar largos ratos solos… Así que aprovéchalos para pensar.

Buen Camino!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.